jueves, 14 de mayo de 2009

MARÍA DE LOS ÁNGELES POPOV. - POEMAS.

Roldanillo, Valle, 1969.

A María de los Ángeles Popov se le alborota la poesía en los senos. Grandes y erectos y provocativos, los luce siempre con la coquetería de quien se sabe dueña de una ventana sensual que permite ver hacia fuera la reacción lasciva de los machos y envidiosa (o al menos suspicaz) de las mujeres. Entonces, por antonomasia, por fuerza de gravedad, la poesía de María de los Ángeles tiene que ser erótica:

“Soy

una

noche

luminosa,

de cuerpo celeste.

Mi

sexo

gira

sobre tu boca”.

Su poesía habla de vaginas nubes, de camas claras de canela, de sábanas huracanadas, caderas climáticas, y climax. http://www.geocities.com/mapadeviento/mad_2.htm


LADO A LADO.

Al otro lado de mi cuerpo, hay un río.


Un pedazo de tierra, un monte público.


Al otro lado de mi cuerpo sueñan grillos.


Se siembra arroz ardiente, tilo, sexo, trigo,


besos aromáticos, manzanilla,


té menstruado, anís, vino.


En medio de mis piernas, corren los ríos.


Mis caderas en forma de cascada,


y un hombre doméstico.

Al otro lado de mi cuerpo


se podan cidros, se injertan ombligos,


la tierra suda con el agua.


La luna tiene coito con el verano,


mi boca poliniza tu oído.


Para pasar mi cultivo atraviesas el río.


Un canalete erecto y un bote ebrio.


Te bajas del bote de un brinco.


No mojes tu destino.


Quieres buscarme, ubícame en tus sentidos.


Gusto para abrazarme,


vista para sexuarme,


tacto para escucharme,


olfato para mi cosecha arrodillada.


Al otro lado de mi cuerpo hay un río…

VAGINA NUBE.



Puerta semicerrada,


Cortina de vellos amarrada,


dormidero de sentidos arrepentido,


ventana de palabras,


casa de movimientos,


cuarto de remojo,


sala de momentos,


lavadero de sexo,


estregadero de recuerdos,


patio donde se extienden los cuerpos,


se destienden los besos


y queda la cuerda sola por algún


tiempo.




POSICIÓN SEXUAL.



La mesa


se pone en cuatro


cuando te sientas.


Se cuadra y se enmantela


por si le gustas.


La mesa


es de madera


por si acaso


te quieres volver gorgojo.



María de los Ángeles Popov © Derechos Reservados.



2 comentarios:

Raul G dijo...

El erotismo en la poesía es verdaderamente difícil. Se tiene que hablar de sexo en movimiento y tratar apenas de superar la linea puntual de exceso de palabras eróticas para brincar a poesía de Eros. Creo que María lo logra a la perfección.

Es siempre un placer pasar por este sitio y asaltar a la poesía.

Saludos!

©Claudia Isabel dijo...

MAría, me encanta tu poesía. Sabés manejar el erotismo sin que pierda belleza...
Un abrazo desde La perla de Janis